Dios, la naturaleza, comunión

Dios, la naturaleza, comunión

A través de la Biblia encontramos que Dios habla, forma, guía, prueba y discipula a sus hijos usando la creación. Al acercarnos a ver el ministerio de Cristo, no solo lo encontramos en la sinagoga enseñando, sino también muchas veces se retiraba al desierto a orar, se retiraba a una montaña para hablar con su Padre y que llevaba a sus discípulos a diferentes lugares al aire libre para enseñarles lo que ahora conocemos como el evangelio y lo que está escrito en nuestras Biblias. Pablo fue muy explícito:  “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas” (Rom. 1:20).

Podemos ver que Dios usa la creación para:

  1. Establecer autoridad—a Moisés le dijo, “diles que YO SOY te envía”
  2. Humillar el alma para quebranto—la respuesta de Job
  3. Causarnos a adoración—David imaginaba toda la naturaleza adorándole
  4. Enviar a una misión—Moisés en el Sinaí y los discípulos en la ascensión de Cristo

 

Establecer Autoridad

Imaginemos a la iglesia reunida en una casa y el pastor o anciano leyendo en voz alta la segunda carta de Pedro. Si se lee desde el principio podemos sentir la autoridad y fuerza con la que esta dirigiéndose a los creyentes. Prevalece un sentido de exhortación firme (2 Pedro 1:12-15) En su carta, Pedro trae a nuestra atención la transfiguración de Cristo. En Lucas 9:34-36 se describe la transfiguración: lo que ocurrió cuando Jesús se llevo a una montaña a Pedro, Juan y Jacobo y orar. “…Habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad”. Dios estableció su autoridad, la autoridad de Cristo. Los discípulos sabían con absoluta certeza quién era Cristo y cuál fue su misión.

Humillar el alma para quebranto

Dios interroga a Job, un gran ejemplo de fe, a fin de probarlo, humillándolo para llenarlo con temor (asombro, honra y reverencia de la más alta) de Dios. Job había confrontado y cuestionado el juicio de Dios.

Dios inicia, “ahora ciñe como varón tus lomos; yo te preguntaré, y tú me contestarás” (Job 38:3). Y empieza desde la creación de la naturaleza, “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?”,  pasando por las estrellas, las nubes, las olas del mar, sus profundidades, la anchura de la tierra, el viento y la lluvia (Job 38:4-38).

Prosigue cuestionándolo acerca de sus criaturas, (Job 38:39-39:1-34) “¿Cazarás tu la presa para el león? (1:39); ¿Quién prepara al cuervo su alimento? (1:41); Sus hijos (de las cabras monteses) se fortalecen, crecen con el pasto. Lo oculto de los montes es su pasto… (39:1-8); ¿vuela el gavilán por tu sabiduría?”

Job responde, “He aquí que yo soy vil; ¿Qué te responderé? Mi mano pongo sobre mi boca. Una vez hablé, mas no responderé: aun dos veces, mas no volveré a hablar” (Job 40:1-5).

Entonces continua Dios, “Cíñete ahora como varón tus lomos; y tú me responderás” (Job 40:7).

Ahora lo cuestiona acerca de Dios mismo y las grandes criaturas, como el behemot y el leviatán. Un dinosaurio terrestre inmenso y una criatura marina gigante. “Tranquilo está, aunque todo un Jordán (rio) se estrelle contra su boca”(Job 40:23b) y “cortarás tú con cuchillo su piel, o con arpón de pescadores su cabeza”, respectivamente.

Responde finalmente Job (Job 42:1-6):

Yo conozco que todo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti. ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento?

Por tanto, yo hablaba y no entendía; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía.

Oye, te ruego, y hablaré; te preguntaré, y tú me enseñaras. De oídas te había oído; mas ahora mis ojos te ven.

Por tanto me aborrezco, y me arrepiento en polvo y ceniza.

Si  Job no tuvo derecho de cuestionar a Dios, ¿Quién lo tiene?

Si la creación de Dios esta tan adornada con majestad, alteza, honra y hermosura, ¿Cuánto más glorioso es el mismo Creador?

Causarnos a adorarle

En su juventud como pastor de ovejas y su temprana carrera militar, David exploró y convivió con la naturaleza. Esto le dio una perspectiva que pocos entendemos hoy en nuestras vidas urbanas y rutinarias. Esto lo llevo a acercarse a Dios y alabarlo de una manera más rica y llena. Imagínenlo recordando sus noches acostado sobre los campos o los montes desérticos contemplando el cielo abierto, la lunas y las estrellas, al momento de escribir el Salmo 139:5-14.

¿Adónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? (139:7)

Si dijere: Ciertamente las tinieblas me encubrirán; aun la noche resplandecerá alrededor de mí (139:11). Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien (139:14).

Enviar a una misión

  • Fue profundo en el yermo, mientras pastoreaba sus ovejas, que Moisés quito sus sandalias porque caminaba sobre suelo Santo, donde Dios encendió la zarza que no se consumía y desde allí le dio su misión, lo empoderó y le dijo que le enviaba YO SOY a liberar su pueblo.
  • Fue lejos de toda civilización, en el monte Sinaí, que Moisés recibió los mandamientos y las ordenanzas que definieron las ley con la que se regiría la nación prometida a Abraham.
  • Fue junto al mar de Tiberias, que Cristo resucitado le apareció a siete de sus discípulos, que habían regresado a su oficio de pesca. Allí Cristo encomienda a Pedro, “apacienta mis ovejas” y “sígueme” (Juan 21).
  • Fue lejos, en un monte, que ascendió Cristo después de dar a sus discípulos la Gran Comisión. “Y los sacó fuera hasta Betania, y alzando las manos, los bendijo”, cuenta Lucas (24:50), y que “entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las escrituras” (24:45). Mateo cuenta que Jesús se acercó y les dijo: “Toda potestad me es dad en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (28:16-20). Continua Lucas, “Y aconteció que bendiciéndolos, se separó de ellos, y fue llevado arriba al cielo” (24:51).

 

Conclusión

En toda la Biblia, Dios usa su creación con sus hijos para cambiar su dirección espiritual, guiarlos a un cambio de perspectiva, que comprendan las consecuencias de seguir el camino errado y enviarlos con una misión.

Todo cristiano encontrará bendiciones por retirarse de lo urbano para sumergirse en la naturaleza, periódicamente y con un propósito específico. La creación nos manifiesta Su eterno poder y deidad, no permitamos que el enemigo nos enrede en las rutinas de nuestra vida cotidiana y las junglas de concreto. Un grado más de comprensión y visión de la gloria de Dios es un grado más de deleite en Dios y santidad en nosotros, para que sea un grado menos de placer en las cosas de este mundo vano y pasajero.

Oremos que su próximo retiro sea transformador para entender y recordar quienes somos como hijos de Dios y que eso le determine a fijar nuestra mirada en Cristo y proclamar el evangelio, la Gran Comisión—que solo en el evangelio hallemos valor para la vida.

20171004_151917

Advertisements

Edén: vida abundante.

Edén: vida abundante.

Estudio Anterior: la creación del hombre.
Hemos estudiado los seis días de la creación del universo y el lugar especial para el ser humano: la tierra. Dios no dejó incompleta su obra como muchas veces nosotros lo hacemos por un sinnúmero de razones y excusas: desinterés, dificultades o falta de recursos.  “Y acabó Dios la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo”.[i] Dios no cambia y siempre cumple sus planes hasta el último detalle y nada, ni nadie, puede impedir a Dios de que haga lo que quiere. Podemos entonces tener seguridad absoluta de que Dios cumple sus promesas.

“El consejo de Jehová permanece para siempre; los pensamientos de su corazón por todas las generaciones”, Salmo 33:11.

En seis días Dios creó el universo. ¿Cuánto nos tardamos en construir una casa sencilla? Los científicos calculan por lo menos dos billones de galaxias, actualmente. Dos billones. O sea, dos mil millones de galaxias en el universo observable.

Ahora, ¿descansó Dios de hacer semejante de obra porque estaba fatigado?

“¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance”, declara Dios en la profecía por Isaías.[ii]

Claro está que Dios no se cansa. Entonces, ¿que significa ese “reposo”? En el versículo 2 dice que Dios “acabó” la creación. Y, siendo Dios, la obra no solo estaba terminada, estaba perfectamente terminada: no había necesidad de añadirle detalle alguno. Por tanto, Dios podía cesar el ejercicio de su fuerza creadora. ¿Has experimentado esa sensación de añadir el ultimo detalle a algo que creaste? Podemos imaginar el ultimo pincelazo a una pintura, el punto y final de un libro, el ultimo brochazo de pintura a una casa nueva: te detenés, das unos pasos hacia atrás, y aprecias la obra completada. (Y aún asi eventualmente hacemos correcciones y mejoras.) Si Dios apreció individualmente cada cosa creada (“y vio Dios que era bueno”), ¿Cuánto más apreciaría la obra final: reflejo y resultado de Su propia bondad y perfección? Dios reposó en el séptimo día en satisfacción de una obra completada, no en fatiga y cansancio.

En Génesis, Dios se refiere a Su persona como “Dios” que lleva el sentido de que El es el Dios grande y poderoso que creó los cielos, la tierra y todas las cosas que hay en ellos. Pero, ahora vemos en Génesis 2:4 el primer uso del nombre “Jehová” en la Biblia. Este significa que Dios es el Ser Eterno, que no cambia y es totalmente independiente de cosa alguna. Después combina ambos nombres, dejando claro (como si hubiera alguna mínima posibilidad de confusión) que Jehová Dios es el mismo.

El versículo 5 y 6 del mismo capítulo resaltan que, recién creada la tierra, no había lluvia y toda la flora era regada con un vapor que subía de la tierra. Es importante recordar este detalle.

El versículo 7 y 8 nos cuentan que Dios creó un lugar especial dentro de la tierra, un huerto llamado Edén. Este huerto contenía todo en abundancia para que Adán fuera feliz y sano. ¿No es por amor que una madre prepara un banquete para su familia? Por algo siempre recordamos esa exquisita cocina de mamá. Dios preparó el huerto de Edén para Adan, por amor.

el-meco-slp

Observe bien, Dios puso a Adán en el huerto. El creador tiene potestad y autoridad total sobre su creación. Recordemos, Dios creo a Adán y toda la humanidad que vino de él. Dios tiene derecho total en decirnos que hacer y en hacer lo que quiera con nosotros.

En este momento, no existe la maleza, las espinas, ni las pestes. Seguramente unas pocas plantas y animales eran suficiente para que Adán subsistiera, pero Dios introdujo una abundancia inimaginable de colores, aromas, texturas, sonidos y gustos. Adán estaba en una situación perfecta y extraordinaria. Tal vez digás, “¡qué gran contraste con el mundo de hoy!” y estoy de acuerdo con eso. La Biblia mas adelante explica que provocó semejante cambio. Por ahora, enfoquémonos en aprender sobre Dios. El nunca cambia: “En cuanto a Dios, perfecto es su camino…” (Salmo 18:30). Dios hace todo perfecto y con amor; El hace lo justo y bueno: “Justo es Jehová en todos sus caminos, y misericordioso en todas sus obras” (Salmo 145:17).

Génesis 2:9 nos cuenta que Dios plantó dos árboles únicos en medio del huerto: el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y el mal. En este momento vamos a resaltar que Dios quería lo bueno para Adán, Adán era totalmente dependiente de Dios y Dios quería guiar a Adán en cada elección y decisión.

Ahora vemos que Dios le da instrucciones claras y sencillas a Adán:

“…de todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

Dios no ha cambiado. Con la misma claridad y autoridad que se comunicó con Adán, se ha comunicado con nosotros. El determina allí y ahora lo que es bueno y malo, no nosotros. “Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer” y de ese número incontable solo prohibió un árbol. Adán no conocía lo que era malo, pues Dios le había dado todo lo que era bueno. Uno diría que en esa posición sería difícil ser tentado con algo que nunca has probado [lo malo]—lo normal es quedarse con lo seguro y conocido, en este caso, la bondad de Dios.  A todo esto, Adán tenía en sus manos la elección de obedecer o no a Dios. También tenía la opción de comer del árbol de la vida y vivir para siempre.

RDDgLpD

Viendo la majestad y la bondad de Dios en la creación, uno diría que lo natural sería obedecer a Dios en esta única prohibición y en la abundancia de deleite hallada en obedecer a Dios. Ahora, si Adán escogía comer del árbol de la ciencia del bien y el mal, implicaba una declaración de independencia y el hallazgo de mayor deleite fuera de Dios—suficiente para desobedecerle. La decisión de independizarse y desobedecer pondría sobre los hombros de Adán decidir que era bueno y malo ante Dios. Dios fue transparente e inconfundible, el resultado de escoger autonomía de Dios era la muerte.

¿Muerte—como así?

Lo primero era una separación de Dios: la muerte de la relación. Así como Satanás y los ángeles que le siguieron, Adán sería cortado del amor y la amistad de dios. El desacuerdo causado por la desobediencia causaría que terminara la comunión al punto de una separación. Estamos hablando de una separación de la fuente de vida y la bondad: Dios. La parte de Adán que había sido creada a imagen de Dios para que pudiera conocerlo, amarlo y obedecerlo quedaría separado de Dios.

Lo segundo era una separación del cuerpo [físico]. Cuando cortás una rama de su tallo, no se muere inmediatamente, pero sabemos que su muerte física es inminente. Así mismo, Adán tendría que morir físicamente al ser cortado de su Fuente de Vida.

Lo tercero era una separación eterna en el infierno: la muerte de la felicidad futura en Dios—castigo por semejante ofensa. El infierno es el mismo lugar de castigo terrible que Dios preparó para Satanás y sus demonios (ángeles caídos). Desobedecer era escoger la recompensa de Satanás sobre las maravillas inagotables de Dios.

Estas son las dimensiones de la muerte por escoger desobedecer a Dios—castigo eterno.

La Biblia dice que “el principio de la sabiduría es el temor de Jehová” y el salmista elevó la plegaria: “Tus manos me hicieron y me formaron; hazme entender, y aprenderé tus mandamientos”.[iii] Este temor no es miedo ante algo tenebroso, sino que es suma reverencia y respeto que proviene de comprender quién es Dios. Si Dios creó a Adán y le dio la vida, entonces Adán pertenecía a Dios. Dios hizo posible que Adán experimentara las riquezas de la bondad de Dios, principalmente el amor. Para que haya amor, debe de existir una elección. Dios le dio a Adán una elección.

Dios es nuestro Creador, es nuestro dueño, es el único que sabe y puede todo, es el único absolutamente santo y justo capaz de exigir muerte por el pago de ofenderle. ¡Recuerde lo que ya vimos! Solo Dios existía antes de la creación del universo—universo que creó de la nada. El es tan grande que no ocupa ir a ningún lugar; es el mismo por toda la eternidad. Dios creó al humano para existir bajo su autoridad soberana. ¿No seriamos tontos y necios en no tener temor y masivo respeto por alguien con semejante poder? Gracias sean dadas a Dios por habernos dado su palabra para atraernos y guiarnos a Él.

¿Si fueras Adán que elección harías?


[i] Génesis 2:1-3 (RVR1960).

[ii] Isaías 40:28.

[iii] Proverbios 1:7; Salmo 119:73.

Basado en y adaptado de:

McIlwan, Trevor, and Nancy Everson. Fundamentos Firmes: Desde La Creación Hasta Cristo. New Tribes Mission , 1991.

la creación del hombre

la creación del hombre

Estudio Anterior: Y vio Dios que era bueno… Parte 2.

Hasta este punto Dios ha creado los cielos y la tierra y todo lo que está en ellas “y vio Dios que era [todo] bueno”. En instancia final, Dios ha creado todo para su gloria en su supremacía y soberanía[i]. Dios creó todo con un diseño que demuestra sumo afecto y cuidado para Su creación final: el hombre. El profeta Isaías escribió: “porque así dijo Jehová, qué creó los cielos, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano, para que fuese habitada la creó: Yo soy Jehová, y no hay otro”.[ii] ¿Saben cómo se prepara una pareja de padres que esta esperando el nacimiento su bebé? Preparan su cuarto, su cuna, ropa, y todo lo necesario para suplir sus necesidades. Así Dios había preparado la tierra previo a crear al ser humano.

“Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra”.[iii] ¿Hagamos? ¿Con quien habla Dios? Aquí hallamos una de las primeras demostraciones de la trinidad y su dinámica. En este caso, vemos al Dios trino[iv] planeando la creación del humano. Otro punto: el humano es la única creación que lleva la imagen de Dios. ¿Porqué? De esa manera el humano podría conocer a Dios y comunicarse El.

Ahora, ¿Qué significa ser creados a la imagen de Dios? Sabemos que Dios es espíritu y no tiene cuerpo, así que no se refiere a nuestros cuerpos. Entonces, se refiere a lo que nos vemos, lo que la Biblia llama alma o espíritu. El cuerpo del humano es la ´casa´ de esta parte invisible—el alma y el espíritu. Esta parte invisible del humano fue creada con una mente, emociones y una voluntad, lo que llamamos corazón—a la imagen de Dios.

Dios tiene mente y fue su deseo hablarle al humano y que el humano le hablara; disfrutar de su compañía igualmente. No solo eso, también Dios se comunicaría por escrito y para eso era necesaria una mente. Dios equipó al humano para realizar Su obra en la tierra. No tenemos la mente de Dios, pero somos enseñables, así como los niños. El hombre o mujer más brillante y sabio es como un niñito comparado con Dios.

Las emociones no son indeseables, mas bien son importantes. Dios ama, odio, siente tristeza y también alegría y felicidad. Dios quería que el hombre también tuviera emociones para poder amar a Dios. Dios adicionalmente creó el hombre con voluntad de manera que pudiera elegir amarlo y obedecerlo, una decisión que podía hacer con inteligencia, porque a través de su mente iba conocer a Dios como su Creador amoroso, bueno y sabio. Cuando un niño ve a su padre como sabio y bueno, es más fácil y probable que obedezca de buena voluntad.

El plan de Dios fue crear al hombre para que se hablasen y supiera cuan bueno y amoroso es Dios. De tal manera, el hombre debía elegir obedecer al maravilloso Dios que le creó. Todo esto nos hace diferentes de los animales, que viven por instintos y respuestas a estímulos externos a su organismo. No tienen la capacidad de comunicarse con Dios, ni de percibir Su existencia. Solo el hombre fue hecho a imagen de Dios porque tenía el propósito exclusivo de ser el representante o mayordomo de Dios en la tierra, el líder de toda la creación y cumplir la obra de Dios en la tierra. Esto le traería alegría y placer tanto a Dios como al hombre.

“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”, Génesis 1:27. “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente”, Gen. 2:7.

Dios creó al hombre primero y después, cuando ya vivía el hombre, creó a su esposa el mismo día. Está última creación fue nombrada Adán, que significa hombre. Una vez creado el cuerpo, lo único que necesitaba era vida pues aún faltaba esa parte que fue hecha a imagen de Dios. Al recibir de Dios el “aliento de vida”, el hombre era un ser vivo capaz de conocer, amar y obedecer a Dios. Adán únicamente podía recibir vida de Dios; ninguna cosa creada o espíritu hecho podía darle vida a Adán. Dios es más grande que todo lo creado y es el único capaz de dar vida. Recordemos que Dios no está en todo y todas las cosas no son Dios; sino que Dios abarca todo, es espíritu.

Adán fue el único hombre creado del polvo de la tierra. De él fue creada la primera mujer y a partir de allí tuvieron hijos y la humanidad se reprodujo. Es decir, todos provenimos del mismo primer hombre: Adán. No existen razas—todos somos de la misma raza: humanos.

Dust-to-the-Face
Autor desconocido.

“28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

29 Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

30 Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así”, Génesis 1.

Imagine a un padre rico que tiene abundantes propiedades y que maneja grandes negocios. Ama a su hijo y esta contento con él. Llega el día que decide transferirle a su hijo el manejo de sus bienes. El padre sabe que el hijo necesitara quien le guíe en esta enorme responsabilidad y le ayudara a aprender todo lo necesario. Le alegra confiarle el trabajo a su hijo; asimismo le alegra sentarse y conversar con él sobre cada decisión y decirle todo lo que le gustaría que hiciera. El hijo se siente amado y se complace en obedecer a su padre porque sabe que esto le trae suma alegría a ambos.

Dios estaba en total autoridad de determinar a quién le daría la tierra:

“De Jehová es la tierra y su plenitud; porque él la fundó sobre los mares, y la afirmo sobre los ríos”, Salmo 24:1. También, “Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria, y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos”, I Crónicas 29:11.

El hombre recibió un gran honor y privilegio al recibir está responsabilidad. El salmista escribió, “Cuando veo los cielos, obra de tus dedos… digo: ¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria, y el hijo de hombre para que lo visites? …Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; todo lo pusiste debajo de sus pies…”[v]

Y este fue el sexto día de creación “y vio Dios todo que había hecho, y he aquí era bueno en gran manera”.[vi] Ningún animal hería o dañaba al hombre. Nadie tenía que matar para comer. Las espinas, las hierbas y la maleza no crecían. Fue así como Dios, Soberano de todo porque es el único Creador de todo, creó al primer hombre (y antepasado de todos) a su imagen: con mente, emociones y voluntad; le dio la mayordomía de la tierra.

El salmista concluye su canto: “¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuan grande es tu nombre en toda la tierra!

La inspiración de Miguel Ángel pudo haber venido del himno medieval Veni Creator Spiritus, en el que se pide que el dedo de la mano paterna derecha (digitus paternae dexterae) dé a los fieles amor y corazón.
La Creación de Adáne Miguel Ángel (1511). La inspiración de Miguel Ángel pudo haber venido del himno medieval Veni Creator Spiritus, en el que se pide que el dedo de la mano paterna derecha (digitus paternae dexterae) dé a los fieles amor y corazón.

Siguiente estudio: Edén: vida abundante.

Basado en y adaptado de:

McIlwan, Trevor, and Nancy Everson. Fundamentos Firmes: Desde La Creación Hasta Cristo. New Tribes Mission , 1991.


[i] soberanía: (Derivado del lat. superius, más arriba.)

  1.  f.POLÍTICA Autoridad suprema en el mando y poder público de una nación.
  2.  POLÍTICADignidad de la persona o institución que ejerce la autoridad suprema de una nación.
  3.  Excelencia no superada dentro de cualquier orden inmaterial.

[ii] Isaías 45:18 (RVR1960)

[iii] Génesis 1:26

[iv] Dios Padre, Dios Hijo, Dios Espíritu Santo: Tres divinas personas y una sola sustancia, esencia y naturaleza—un Dios.

[v] Salmo 8:3-9

[vi] Génesis 1:31

 

Y vio Dios que era bueno… Parte 2

Y vio Dios que era bueno… Parte 2

Estudio Anterior: Y vio Dios que era bueno… Parte 1

Comienza el tercer día de la creación. Dios ordena que se junten las aguas para formar los océanos y que se formen superficies de tierra seca. ¿Has visto la fuerza de un tsunami o una inundación? ¿Quién ha podido oponerse a semejantes fuerzas de agua? ¡Imagina el poder de Dios formando los océanos para que aparezca la tierra: la conmoción que hubo en el planeta![i]

“…Jehová es Dios grande…porque en su mano están las profundidades de la tierra, y las alturas de los montes son suyas. Suyo también el mar, pues él lo hizo; y sus manos formaron la tierra seca”, Salmo 95:1-5.

Esto entonces abre paso para la creación de toda la vegetación que cubrirá la tierra. Cada planta y árbol ejercen una función en el lugar donde habitan (su ecosistema) y son parte de un sistema complejo que incluye numerosos componentes. Cada planta esta adecuada perfectamente como pieza de un rompecabezas en vivo y a todo color. Dios dio a cada planta el proceso de producir semillas para que, una vez creadas, no hubiera necesidad de crearlas otra vez. Dios las creó y hasta el día de hoy las ha sustentado. Las plantas ayudan a satisfacer nuestras necesidades de alimento, oxigeno, madera y muchos otros beneficios secundarios que hemos descubierto a lo largo de las edades: el hule, el papel, entre otros.

IMG_3140
Foto: Samuel Ceballos

¿Has pensado que Dios no tuvo que hacer tantas especies, formas, diseños, aromas, sabores y colores de plantas? Unas pocas especies pudieron haber suplido todas nuestras necesidades, blancas y negras, sin calor, sin sabor. Dios hizo la tierra más que habitable, la tierra tiene una hermosura que nos hace suspirar de asombro.  Existen aproximadamente 25,000 especies de orquídeas y las orquídeas son solo una de trescientas familias de angiospermas (plantas con flor).

Mira una flor: a simple vista tiene detalles que la definen como única entre todas las especies. Acércate con una lupa y vas a ver más características únicas de esa especie. Ahora, busca una imagen de un microscopio de un pedacito del tallo. Vas a encontrar aún más cualidades únicas que demuestras un diseño inteligente.

20170610_090733
Micro orquidea hondureña, PANAMOSAB – Foto: Halbert Priday

Intenta tirar trozos de cerámica al piso, ¿podría formarse un diseño? Imagina empezar a colocar cada pieza de cerámica, una a la vez, formando un diseño previamente visualizado en la mente. Ese diseño podría repetirse y replicarse indefinidamente. El diseño reflejaría al diseñador. No es producto de la casualidad. La creación demuestra un Diseñador Maestro.

Todo lo que Dios hizo el tercer día era bueno: no había espinas, maleza, frutas venenosas; tampoco se echaban a perder las frutas y los vegetales, ni tenían pestes o plagas.

En el cuarto día[ii] se crea el sol, la luna y las estrellas. En el siglo XX la humanidad inició la exploración espacial. Hay alrededor de 2500 satélites funcionales en el espacio en la actualidad. Sin embargo, lo que hemos descubierto es que lo que conocemos sobre el espacio es casi nada de lo que se podría saber. La luz, que viaja a 297,600km por segundo, tarda años en llegar a la Tierra desde las estrellas más cercanas fuera de nuestro sistema solar, la Vía Lactea. Es curioso que el átomo, la partícula mas pequeña de la materia, tiene grandes similitudes con nuestro enorme sistema solar. Un solo Diseñador creo absolutamente todo. Toda cosa creada refleja a ese Diseñador.

“¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que yo no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra”, Jeremías 23:23-24.

La grandeza de Dios es un concepto que está mas allá de nuestra mente finita, pero no cometamos el error de pensar que la creación es parte de Su ser. Dios abarca todo, pero las cosas creadas no son parte de El—son creadas por El.

¿Te has fijado que existen leyes que sostienen el Universo y todo lo creado que está dentro del mismo?

“[Jehová] hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con saber, y extendió los cielos con su sabiduría…Él es el Hacedor de todo…”, Jeremías 10:12, 16.

¿Sabías que los almanaques y los gráficos de las mareas pueden hacerse con varios años de anticipación porque los movimientos y las posiciones de la luna, la tierra y el sol son completamente previsibles?

“Hizo la luna para los tiempos; el sol conoce su ocaso. Pones las tinieblas, y es la noche…”, Salmo 104:19-20.

Cuando vemos una nave espacial salir de la atmosfera y penetrar el espacio exterior nos emocionamos, ¡y así debe de ser! Esto llevó una investigación y un esfuerzo impresionante que comenzó con envolver la mente sobre las leyes que rigen el universo. Dios creó todo con un orden y un diseño maravilloso y fue hecho al solo declararlo. El salmista expresa su maravilla al contemplar el cielo:

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos [los cielos] puso tabernáculo[iii] para el sol; y este, como esposo que sale de su tálamo[iv], se alegra cual gigante para correr el camino. De un extremo de los cielos es su salida, y su curso hasta el término de ellos; y nada hay que esconda su calor” (Salmo 19:1-6).

¿Alguna vez te has recostado durante la noche en la grama en un lugar lejos de la luz eléctrica, donde te deslumbra el brillo de la luna y las constelaciones de las estrellas?

spacey_night_sky_by_qauz-d77ha38
Imagen de Deviant Art

¿Alguna vez has escalado a un monte alto para ponerte por encima de las nubes y maravillarte al amanecer o el atardecer sobre la tierra?

166184_10150369172730612_5906949_n
Cerro Las Minas, Parque Nacional Celaque, Honduras – Foto: Halbert Priday

Que tus ojos vean una imagen de estas vale más que páginas de palabras. Aún allí, Dios muestra sus atributos.

Este fue el cuarto día.

En el quinto día[v], así como con las plantas, Dios hizo una diversidad inimaginable en la vida marina y las aves. Entre más exploramos los mas profundo del mar y lo mas remoto de la tierra, continuamos descubriendo nuevas especies. En crear tanta variedad y belleza, Dios nos demuestra Su amor y Su poder y comprensión para que podemos empezar a entender la medida infinita de Si mismo en todos Sus atributos, así como toda la exploración espacial solo nos ha demostrado de que no conocemos nada a la par de lo vasto del universo.

turtle_alley_by_deskridge-d7o2bvu
Imagen de Deviant Art

Aunque las células bacterianas más diminutas apenas pesan menos de 10-12 gr, cada una es una verdadera fábrica en miniatura que contiene miles de piezas de una intricada maquinaria molecular. Está compuesta por cien mil millones de átomos y es mucho más complicada que cualquier otra máquina construida por el humano, incomparable en el mundo material. Los grandes y diminutos también llevan el sello de su Diseñador.

80c5cf8d4f1f9fd5
Imagen de Deviant Art

En el sexto día Dios creó los animales. Creó cada especie de animal con características únicas, y cada especie es capaz de reproducir otro animal solo igual a sí mismo. Los elefantes reproducen elefantes y los zancudos reproducen zancudos. Todo lo que Dios hizo era bueno y perfecto.

Podemos aprender muchísimo sobre Dios con apreciar y observar su creación: el espacio enorme o el organismo mas microscópico y todo lo que esta de por medio. El verdadero y definitivo entendimiento de Su persona y como creó todas las cosas debe basarse sobre las palabras que nos dejó escritas, la Biblia.

“Por la fe, entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”, Hebreos 11:3.

Siguiente estudio: la creación del hombre.


 

[i] Génesis 1:9-13, día 3 de la creación.

[ii] Génesis 1:14-19, día 4 de la creación.

[iii] Lugar especial de habitación.

[iv] Cama de los recién casados o lecho conyugal.

[v] Génesis 1:20-23.

19125288_10209630575422289_367823788_o
Parque Nacional Montaña de Santa Barbara, Honduras – Foto: Samuel Ceballos

Basado en y adaptado de:

McIlwan, Trevor, and Nancy Everson. Fundamentos Firmes: Desde La Creación Hasta Cristo. New Tribes Mission , 1991.

 

 

 

Y vio Dios que era bueno… Parte 1

Y vio Dios que era bueno… Parte 1

Estudio anterior: Dios, ángeles y demonios.

El objetivo hoy es presentar claramente lo que las Sagradas Escrituras afirman sobre la creación del universo físico. Es importante resaltar que la enseñanza que encontramos en Génesis se mantiene en toda la Biblia. Hay una crítica de Genesis que afirma es como un pasaje de alegorías o incluso mitos. Sin embargo, la arqueología moderna ha confirmado muchos detalles exactos, incluso nombres de personas y ciudades que están grabados en los primeros capítulos de Génesis. Es una historia real, es el relato de Dios sobre la creación y el inicio de la vida en la Tierra.

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Génesis 1:1).

Génesis significa “principios u “orígenes”. La palabra “creó” en este versículo lleva el sentido de ´hacer de la nada´. ´Hacer algo de la nada´ es una expresión peculiar para nuestra sociedad, pues cuando queremos crear algo, lo primero que preguntamos es qué materiales serán necesarios:

  • Voy a construir una casa, ¿Qué necesito?
  • Voy a preparar un pastel, ¿Qué necesito?

¿Se te ocurre algo que podas hacer sin tener primero los materiales necesarios?

Solo Dios existía antes del principio. Aparte de Dios, no existía nada o nadie.

“Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía”.[i]

¿Cómo?

“¡Oh Señor Jehová! He aquí tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti…”[ii]

Dios es todopoderoso.

¿Cómo supo Dios crear el universo?

Nosotros estudiamos horas y años continuos para comprender cosas elementales sobre el universo y aun así cada dos años se duplica la información global.

“¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuan insondables son sus juicios, y inescrutables sus caminos! Porque ¡quién entendió la mente del Señor? ¿O quien fue su consejero?”[iii]

Dios sabe y entiende todo completamente: es omnisciente.

Génesis 1:2 relata la primera cosa creada: “y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”.

No existía vida en la tierra. Ella estaba completamente cubierta de agua y en oscuridad total.  Dios, siendo omnipotente, da rienda suelta a Su asombroso poder para crear.

En el libro El Relato del Génesis de Henry Morris, el autor explica que la palabra “moverse” que se utiliza en este verso también se traduce como sacudirse, agitarse o revolotear. Dios Espíritu Santo estaba moviéndose sobre las aguas, vibrando con energía dinámica para crear todas las cosas. La Deidad—Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo—participó en el poderoso acto de la creación.

“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena…” (Génesis 1:3-4ª).

Nosotros no podemos crear algo perfecto. Aunque las cosas sean utilizables, necesitan arreglo, dejan de funcionar y son reemplazados rápidamente por un mejor modelo o diseño. Por ejemplo, incluso el carro más moderno está programado para indicar errores que producirá con el correr del tiempo. Todo lo que los humanos producimos es defectuoso. El Salmo 18:30 dice: “en cuanto a Dios, perfecto es su camino”. Dios no tiene defectos—es santo.

“…y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día” (Génesis 4b-5).

Ese fue el primer día de la creación.

Inició el segundo día:

“Luego dijo Dios: haya expansión en medio de las aguas [que cubrían toda la tierra], y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo” (Génesis 1:6-8).

Sobre esta “expansión” o firmamento o “espacio delgado y extenso” que llamamos atmósfera, Dios colocó una parte del agua del mundo que había creado.[iv]

Dios es la fuente de toda energía y Creador de toda materia. El hizo todo de la nada. Dios es infinitamente mas grande que lo que podemos imaginar, pero nos ha escrito un libro, la Biblia, para que podamos conocerlo. En esta instancia, nos está relatando como creó El los cielos y la tierra. El relato de la creación nos ayuda a ver quién es Dios:

  • Creador Soberano [nada puede frustrar su voluntad y El hace lo que le complace].
  • Dios Todopoderoso [omnipotente]
  • Dios que sabe todo [omnisciente]
  • Dios que existe por Su propio poder
  • Dios Santo y Perfecto

Esto fue el primer y el segundo día de la creación y vio Dios que era bueno.

20170103_193851

El siguiente estudio de Fundamentos Firmes es: Y vio Dios que era bueno… Parte 2.


[i] Hebreos 11:3

[ii] Jeremías 32:17

[iii] Romanos 11:33-34

[iv] Muchos expertos aseguran que era una capa de agua que hoy ya no existe, o por lo menos no existe en su forma original. Esta “expansión” determinó o influyó en muchos fenómenos naturales que hace miles de años cesaron de existir.

Basado en y adaptado de:

McIlwan, Trevor, and Nancy Everson. Fundamentos Firmes: Desde La Creación Hasta Cristo. New Tribes Mission , 1991.

Dios, ángeles y demonios

Dios, ángeles y demonios

Estudio Anterior: ¿Quién es Dios?

¿De dónde vinieron los ángeles? ¿y Satanás? ¿y los demonios?

En el principio Dios creó todos los seres espirituales. La Biblia se refiere a estos seres espirituales de diversas maneras:

  • Espíritus
  • Ángeles
  • Querubines
  • Serafines
  • Las huestes del Señor o las huestes de los cielos
  • Potestades
  • Principados
  • Gobernadores de las tinieblas
  • Estrellas o estrellas de la mañana

El contexto de cada pasaje que se refiere a estos temas debe ser usado para clarificar su significado. Nos limitaremos a ciertos pasajes y no profundizaremos en cada uno en este momento con el objetivo de establecer una base sobre el tema de los espíritus vivientes. Muchas de las conclusiones han requerido un análisis de múltiples pasajes y no necesariamente han sido tomadas de un pasaje aislado.

Podemos decir que ningún espíritu existía antes del principio, fue Dios quien les dio la vida y no habrían tenido vida sino es por Dios. Juan 1:3 explica: “Todas las cosas por él [Dios] fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”. Nehemías se suma: “Tú sólo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército…y los ejércitos de los cielos te adoran” (9:6). Dios es supremo y soberano a todo, incluyendo los espíritus, pues: el vivió eternamente antes de ellos, les dio vida y es su Creador.

Dios no le dio cuerpos físicos a los espíritus cuando los creó. Debido a esto, ellos pueden moverse donde quieran. Sin embargo, solo pueden estar en un lugar a la vez. Aunque no tengan cuerpos de carne o sangre, pueden algunas veces mostrarse como seres humanos y en otras formas.

En un inicio todos los espíritus eran “ángeles” de Dios. Angel significa “mensajero” o “siervo”. Y ese era su propósito precisamente: servir a Dios. Si usted construye una casa, ¿a quién pertenece esa casa? Si tomas sus propios materiales y ensambla algo, entonces usted es el justo propietario de lo que ha hecho. De la misma manera, a Dios pertenece el derecho de toda su creación. Por lo tanto, todos los espíritus pertenecen por derecho a Dios y los ángeles fueron creados para servirle y obedecerle.

Ningún espíritu era malo o cruel, pues todo lo que Dios crea es perfecto. Dios, además, dotó a los ángeles de fortaleza y sabiduría, mayor a la de los hombres. “Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles, poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra, obedeciendo a la voz de su precepto” (Salmo 103:20). La Biblia registra cosas asombrosas realizadas por ángeles. Sin embargo, Dios es superior a todos los espíritus, es el único Todopoderoso.

Apocalipsis 5:11 nos dice, “…y su número era millones de millones”.  Los ángeles moran con Dios en el cielo. “…Jehová tiene en el cielo su trono” (Salmo 11:4). Sería ilógico pensar en el cielo en términos físicos y materiales ya que esta ocupado plenamente por seres espirituales. Además, no está sujeto al espacio y el tiempo, pues estos son creación de Dios y el Creador no esta sujeto o limitado por su creación. Así que, si se le puede referir como un lugar, el cielo es ocupado por Dios y Dios está fuera del tiempo y el espacio; por lo tanto, libre de y superior a las leyes (establecidas por Dios para su creación física) del tiempo y el espacio. Los ángeles saben lo que Dios les revela (incluyendo eventos que están en un punto futuro de la línea del tiempo), solo están en un lugar a la vez, y moran en el cielo con Dios.

Al parecer había ángeles más inteligentes, hermosos y fuertes que otros. El ángel más grande fue llamado Lucifer, que significa ´estrella matutina´. Ezequiel 28:14 lo llama “querubín grande, protector”, parece tener una posición de gran autoridad y poder sobre otros ángeles. Ezequiel continúa describiéndolo, “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad” (28:15). Lucifer debió haber amado, obedecido y servido a Dios. En cambio, el llega a enorgullecerse: “se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor…” (Ezequiel 28:17).

Tú decías en tu corazón: “Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo” (Isaías 14:13-14).

Lucifer usurpó la posición de gobernante de todas las cosas y fue el primero en hacer maldad.[i] Podrían preguntar: “Si Lucifer fue creado perfecto, ¿Cómo pudo él rebelarse?” La Biblia no responde esa pregunta claramente, pero si muestra ejemplos del hecho de que Dios permite decisiones concernientes a la obediencia o desobediencia. Fíjese en las intenciones expresadas por Lucifer: “subiré”, “levantaré”, “me sentaré”, y “seré semejante al Altísimo”. Esta rebelión fue un acto de voluntad, premeditada y consciente.

Sabemos por varios pasajes que muchos ángeles se unieron a la rebelión de Lucifer.[ii] Otro punto importante que notar es que Dios conocía las intenciones de Lucifer y los demás espíritus: “Tú que decías en tu corazón…” inicia el pasaje de Isaías. Dios lo conocía antes de que lo expresará externamente. Nada puede mantenerse en secreto de Dios. El sabe lo que pensaremos antes de que lo pensemos. “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en Su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de Aquel a quien tenemos que dar cuenta” (Hebreos 4:13).

¿Cuál sería la respuesta de Dios hacia esta rebelión?[iii] ¿Quién es más sabio y fuerte que Dios? La creación no puede tomar el lugar del Creador, especialmente cuando el Creador al que nos referimos es Dios mismo—santo, perfecto y omnipotente. Dios, en su justicia, echó del a Lucifer y los demás ángeles que siguieron a Lucifer dejando su lugar de servicio. La Biblia registra actividad de Satanás[iv] y sus demonios aquí sobre la tierra. Ya no son presentados como siervos de Dios; ahora siempre están en oposición. Job 1:6-7 y 2:1-2 demuestran que Satanás aún tiene acceso a Dios en el cielo, pero el cielo ya no es su morada. Mateo 25:41 se refiere al eventual castigo de “el diablo y sus ángeles”. Cualquiera que no este de acuerdo con Dios, autor y fuente de la bondad, es intolerable. Ya que Dios es eternamente, infinitamente y absolutamente bueno y santo, su intolerancia a la maldad es fulminante, eterna e infinita.

Dios preparó un lugar de castigo eterno llamado el “Lago de Fuego”. Lo vemos mencionado en el pasaje de Mateo y también en Apocalipsis 20:10, que será “…lanzado en el lago de fuego y azufre…y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”.

Lucifer y sus seguidores, ahora llamados Satanás y sus demonios, odian a Dios y todas las cosas buenas que Dios ama, desde el momento que Dios los echó de Su servicio.

Dios creo todas las cosas incluyendo todos los espíritus. Es supremo y soberano sobre todos y todo.

Siguiente estudio: Y vio Dios que era bueno… Parte 1 . Este es parte de la serie: Fundamentos Firmes.

Huestes Celestiales
Las Huestes Celestiales: Una pintura anónima expresando el anuncio angélical del nacimiento de Cristo a los pastores en Belén.

[i] Maldad es cualquier cosa diferente a lo que Dios quiere o aquello con lo que está de acuerdo.

[ii] Mateo 25:41, Lucas 8:30, II Pedro 2:4.

[iii] Isaías 14:12-15, Judas 6, Ezequiel 28:16-17.

[iv] Del hebreo que significa enemigo.

_
Basado en y adaptado de:

McIlwan, Trevor, and Nancy Everson. Fundamentos Firmes: Desde La Creación Hasta Cristo. New Tribes Mission , 1991.

¿Quién es Dios?

¿Quién es Dios?

Estudio anterior: La Biblia y Porqué Estudiarla
El personaje principal de la Biblia es Dios—es Su historia. Estudiaremos hoy entonces lo que Dios habla de Sí mismo. En Jeremías 9:23-24, Dios dice: “…no se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová[i]…”

Vamos a buscar la respuesta a estas preguntas:

  • ¿Cuán grande es Dios?
  • ¿Tuvo principio Dios, y tendrá un final?
  • ¿De dónde vino Dios?
  • ¿Qué necesita Dios?

Antes del comienzo no había universo, tierra, ángeles, Satanás, plantas, animales, ni humanos. Todo esto tuvo un punto de inicio. La Biblia abre con estas palabras: “En el principio creo Dios los cielos y la tierra…”[ii], ¡solamente Dios estaba presente en el principio! Por lo tanto, Dios ya existía antes del principio. Y también dice, “antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo tu eres Dios”[iii]. Nunca habrá un momento en el que Dios no exista. El siempre ha sido y será el mismo.

Dios es eternamente un solo Dios. Mas adelante en el recuento sobre la creación continua, “entonces dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza…”[iv] No vamos a profundizar, solo resaltaremos el adjetivo posesivo “nuestra”. Aun en Genesis 1:1, la palabra hebrea que se traduce Dios es una palabra plural: Elohim.

Entonces, también vamos a descubrir que aunque existe un solo Dios, existe en tres personas que son Dios por igual. Estas son mencionadas en Mateo 28:19: “…en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo…”. Para describir a estas tres personas que son el Eterno Dios le llamamos Trinidad.

Por ahora solo vamos a establecer el concepto de la Trinidad. ¿Confuso? ¡Si, claro que lo es para nosotros! La asombrosa realidad de la Trinidad es tan sólo una de las cosas que demuestran la magnitud de Dios—una grandeza infinita que alcanza más allá de la comprensión de nuestra mente finita.

Dios existe completamente independiente de todo y todos. “¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quién lo alcance.”[v] Además, “grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; y su entendimiento es infinito”[vi]. Y, “¡oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuan insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿Quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quien le dio a él primero para que le fuese recompensado? Porque de El, y por El, y para El, son todas las cosas…” [vii]

Dios no necesita del sol, ni de cosa alguna en la tierra. Dios existía antes de las galaxias. Tampoco tienen necesidad de una fuente de energía: no se cansa, ni llega a tener sed o hambre.

¿Y nosotros? Somos absolutamente dependientes en completamente todo.

Sumado a todo esto, Dios no posee un cuerpo como nosotros: Juan 4:24 dice que “Dios es espíritu”. No tiene un cuerpo material, no tiene necesidades corporales. Hay que notar que Dios no es sólo una ´fuerza´ o una ´energía poderosa´. Dios es Espíritu, una Trinidad de tres personas, con mente, personalidad y voluntad. El nos ha dado Sus palabras para que le conozcamos personalmente.

¿Dónde esta Dios? ¿Antes de que todo existiera, donde estuvo Dios? Ya que Dios es espíritu, solo podemos saber la respuesta a esto si El nos lo dice. Entendamos que Dios no ´está´ en todo. El es el creador, y es distinto, supremo a, y aparte de su creación.

“¿Soy yo Dios de cerca solamente, dice Jehová, y no Dios desde muy lejos? ¿Se ocultará alguno, dice Jehová, en escondrijos que no lo vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?” (Jeremías 23:23-24). Dios abarca todo el universo. Un pequeño niño al escuchar esta enseñanza dijo: “¡Dios es tan grande, que no necesita ir a ningún lado!”. Lea el salmo 139.

  • No podemos comprender a alguien que no tiene comienzo, ni tendrá fin.
  • No podemos imaginar a alguien que es tres personas en uno.
  • No podemos entender a alguien que no tiene necesidad de cosa alguna.
  • No podemos escudriñar las profundidades de alguien que conoce todo.
  • No podemos ver a alguien que es Espíritu.
  • No somos capaces de saber qué es estar en todo lugar simultáneamente.

“No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío” (Jeremías 10:6).

Debemos admitir que Dios es superior a nosotros y a todo en todo sentido. Dios es soberano.  Por lo tanto, solo El que no tuvo principio conoce todo lo que llegó a existir y cómo llegó a existir. En la Biblia, nos ha dado registro del génesis de todo.

Siguiente estudio: Dios, ángeles y demonios. Este es parte de la serie: Fundamentos Firmes.

Fantasía de Creación
Imaginando la creación: demuestra lo incapaces que somos de imaginar a Dios, que está mas allá de nuestra mente finita.

[i] Uno de los nombres de Dios. La mayoría cree que “Jehovah” es de finales del año 1100 d.C., la forma híbrida derivada de la combinación de las letras latinas JHVH con las vocales de Adonai.

[ii] Génesis 1:1.

[iii] Salmo 90:2.

[iv] Génesis 1:26.

[v] Isaías 40:28.

[vi] Salmo 147:5.

[vii] Romanos 11:33-35a.

_
Basado en y adaptado de:

McIlwan, Trevor, and Nancy Everson. Fundamentos Firmes: Desde La Creación Hasta Cristo. New Tribes Mission , 1991.